Escola Infermeria
Estructura
Prevención de riesgo infeccioso en el personal sanitario Código Deontológico CIE Código Deontológico de la Enfermería Española
Imagen Portada Profesional

Prevención de riesgo infeccioso en el personal sanitario

INTRODUCCIÓN:

Prevenir el acceso de los gérmenes de los pacientes a los profesionales sanitarios en el hospital ha sido un objetivo importante desde el siglo XVIII. Al igual que la prevención de las infecciones adquiridas por los pacientes en el hospital.

Por ello, a lo largo de estos años, se han ido aplicando medidas que servirán de barrera en el contacto con los agentes infecciosos.

Es evidente que la protección debe ser bidireccional: Paciente ↔ Trabajador, con ello los individuos que trabajan o ingresan en los hospitales logran prevenir las infecciones nosocomiales.

Los mecanismos de prevención serán:


1. PREVENCIÓN PRIMARIA: BARRERAS A LA EXPOSICIÓN

Estos recursos no cumplirán su objetivo si su uso no es sistemáticamente introducido en el trabajo cotidiano.


2. PROFILAXIS DE DISPOSICIÓN

Disminución de la susceptibilidad del personal sanitario frente a determinadas enfermedades infecciosas inmunoprevenibles.

Esto se consigue mediante la Inmunización Activa o Vacunación:

En los Hospitales se recomienda la vacunación Antitetánica y Antidiftérica como propias de la población adulta y la Antigripal, Anti-Hepatitis B, Anti-Hepatitis A, Triple Vírica y Antivaricela como especialmente indicada en personal que trabaja en los Hospitales.

Se deberá tener en cuenta en cada caso las posibles contraindicaciones y precauciones. En el caso de los alumnos de la Escuela Universitaria de Enfermería La Fe, estos deberán ser vacunados en su Centro de Salud bajo la vigilancia de su Médico de Cabecera correspondiente. Antes de incorporarse a las prácticas hospitalarias deberán tener completado el calendario vacunal que en cada caso en particular esté aconsejado.


3. ACTUACIÓN TRAS UNA EXPOSICIÓN A SANGRE O FLUIDOS CORPORALES

La exposición a patógenos vehiculizados por la sangre u otros fluidos corporales potencialmente contaminados constituye uno de los principales riesgos laborales del personal sanitario. La exposición puede producirse por contacto percutáneo (pinchazo, corte, piel lesionada) o a través de mucosas.

Por ello, ante una exposición agresiva a sangre o fluidos orgánicos se deben seguir las indicaciones siguientes:

a. Descontaminación de la zona expuesta:

- Si es salpicadura sobre piel: se eliminará la materia orgánica lo más rápidamente posible por medio de lavado con un jabón antiséptico.

- Si es salpicadura sobre mucosa conjuntival: lavar repetidamente con suero fisiológico.

- Si es salpicadura sobre mucosa bucal: enjuagues con povidona yodada al 10%.

- Si se ha producido alteración en la integridad de la piel (pinchazos, cortes, erosiones, etc.): proceder a un lavado con jabón antiséptico, favorecer la salida de sangre y pincelar la herida con cualquier antiséptico (povidona, clorhexidina, etc.).

- Antes de reanudar la actividad, retirar el instrumental contaminado con la sangre del trabajador, lavado de manos adecuado a la maniobra y colocación de nuevos guantes.

b. En el caso de los alumnos de la Escuela Universitaria de Enfermería La Fe, el alumno que ha sufrido el accidente biológico (pinchazo, corte, etc.) informará en el servicio en el que esté realizando las prácticas, posteriormente deberá ir a la Secretaría de la Escuela en donde localizarán a la profesora responsable para informarle y que le acompañe al Servicio de Medicina Preventiva, allí le realizarán las pruebas oportunas y el seguimiento.

c. Asimismo, en Secretaría de la Escuela le proporcionarán una hoja de solicitud de prestación del Seguro Escolar (si el alumno está acogido a él) y un justificante de haber abonado las tasas correspondientes.

d. El parte de accidente (en la hoja de prestación) deberá estar firmado por un testigo del accidente (enfermera, profesora, compañero de prácticas, etc.) si dispone de él.

e. Con el parte cumplimentado y una fotocopia del DNI, deberá dirigirse a la sede del Seguro Escolar: C/ Dr. Vicente Zaragoza, 1, 4ª, 7ª (esquina Av. Primado Reig). TELÉFONO: 96 326 98 18. HORARIO DE ATENCIÓN: de 11 a 14 horas y de 16 a 18 horas.


4. PERSONAL PORTADOR DE VIRUS TRANSMISIBLES POR SANGRE

En marzo de 1998, el Ministerio de Sanidad y Consumo editó unas recomendaciones relativas a estos profesionales. En este documento se definen como Procedimientos Invasores con Probable riesgo de Exposición accidental a los virus de transmisión sanguínea (PIPE), aquellos en los que las manos enguantadas de un trabajador pueden estar en contacto con instrumentos cortantes, puntas de aguja, o fragmentos de tejidos punzantes o cortantes (espículas de hueso, dientes), situadas en el interior de una cavidad abierta del cuerpo, herida o espacio anatómico, o aquellos en los que las manos o puntas de los dedos pueden no estar completamente visibles durante todo o parte del procedimiento.

No se consideran de riesgo los procedimientos en los que las manos o las puntas de los dedos del trabajador están visibles y fuera del cuerpo del paciente, durante todo el tiempo que dura el procedimiento, ni tampoco los exámenes internos o procedimientos que no requieran el uso de instrumentos cortantes. Ejemplos de estos procedimientos son la extracción de sangre, la colocación de vías intravenosas, la realización de suturas superficiales o endoscopias y la incisión de abscesos no profundos. En estos casos es suficiente la utilización estricta y sistemática de las normas habituales de control de la infección, en especial de las precauciones estándar.

El Ministerio de Sanidad y Consumo, recomienda la creación de Comisiones de Evaluación para el estudio personalizado y estrictamente confidencial de los casos.

Cuando un trabajador sanitario es portador del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), del Virus de la Hepatitis B (VHB) o del Virus de la Hepatitis C (VHC), debe evaluarse el riesgo de transmisión a los pacientes en función de su actividad laboral.

Cuando no realizan PIPE pueden seguir desarrollando su trabajo habitual.

Si realizan procedimientos invasores no incluidos entre los PIPE y aplican en su trabajo las precauciones estándar, pueden seguir desarrollando su actividad habitual, y su médico puede hacer las consultas que considere oportunas a la Comisión de Evaluación correspondiente.

Cuando el trabajador sanitario realice PIPE puede requerir la restricción de su actividad laboral en función del virus y de su situación clínica, debiendo ser la Comisión de Evaluación correspondiente la que evalúe el caso. Cuando sean necesarias algunas limitaciones se determinarán de forma individual por las autoridades sanitarias competentes.


PRECAUCIONES ESTÁNDAR A SEGUIR POR TODO EL PERSONAL SANITARIO

Estas medidas son básicas con el fin de prevenir la transmisión de infecciones tanto al trabajador sanitario como al paciente. En el transcurso de la carrera, en las diferentes asignaturas y durante las prácticas simuladas, se darán conocimientos más profundos sobre las precauciones estándar, las manipulaciones que comportan más riesgos y los protocolos de aislamiento.

Objetivo:

Aplicación:

Duración:

Habitación:

Mascarilla o protectores oculares:

Batas:

Lavado de manos:

Guantes:

Uso de guantes (limpios, no necesariamente estériles) cuando se entre en contacto con sangre, fluidos corporales, secreciones o material en contacto con estos fluidos.

¿Cuándo hay que proceder al cambio de guantes?:

¿Cuándo no es necesario utilizar guantes?:

Artículos o equipos para el cuidado del paciente:

Manchas de sangre:

Ropas:

Platos y vajillas:

Muestras de laboratorio:

Objetos punzantes o cortantes: