Información al Ciudadano

Donación y transplante

El papel de las personas profesionales en la ayuda a los familiares

Los profesionales sanitarios deben comportarse con los familiares del fallecido con tacto, respeto y empatía. El lenguaje a utilizar debe ser claro, directo y sencillo.

Imagen Portada Profesional

La ayuda a las familias

Objetivos de la ayuda al doliente. Evaluación del duelo inmediato Los riesgos que puede conllevar un duelo Ayuda en el duelo inmediato

Objetivos de la ayuda al doliente

Evaluación del duelo inmediato

Los dos aspectos a considerar son: el sufrimiento del doliente y los riesgos aparejados.

Es difícil distinguir entre el dolor y la aflicción «normales» y «anormales», hasta que transcurran unos cuantos rneses o más, desde la muerte del ser querido.

Pero siempre el sufrimiento del doliente es mayor si se trata de: muertes inesperadas, «inoportunas» por la edad o las circunstancias, un hijo de corta edad o incluso adolescente, el cónyuge.

Los riesgos que puede conllevar un duelo

Son factores de riesgo el tipo de muerte, las características de la relación dolientelfallecido ya mencionadas, las características del superviviente y las circunstancias sociales.

Las ideas de suicidio son frecuentes en el caso de la muerte de un niño pequeño de manera súbita e inesperada, en viudos, ancianos y hombres que pierden a su madre.

Los supervivientes más vulnerables pueden ser:las amas de casa que no trabajan fuera del hogar, las personas con niños pequeños en casa, los cuales sufrenm asimismo un riesgo; aquellos que expresan intensos sentimientos de autorreproche.

Las circunstancias sociales adversas se dan en personas de baja condición socioeconómica, aquellas que tienen apoyo social inadecuado, las que viven solas; las que han tenido trastornos psiquiátricos previos; también en las que abusan del alcohol u otras drogas.

Crisis agudas de desorganización conductual, en las que es mejor no intervenir si lo solucionan familiares o amigos. En otros casos, el profesional debe mantener una actitud tolerante, empática, sin crfticas ni juicios de valor y tratando siempre de calmar la angustia del doliente.

La posible demora potencial del duelo y su encronización.

Estos riesgos deben valorarse cuidadosamente y si se duda, avisar al psiquíatra.

Ayuda en el duelo inmediato

La ayuda al doliente al resto de la familia, ha de prestarse mediante intervenciones en distintos momentos:

Cuando la o el paciente está muy grave

Cuando el ser querido fallece

Las primeras horas del duelo.

Durante las primeras horas del duelo, se tendrán en cuenta las siguientes directrices: