Información al Ciudadano

Donación y trasplante

Información sobre órganos y tejidos

Donación de órganos y tejidos ¿Quién puede ser donante? ¿Cómo y cuándo hacerse donante? Otras donaciones
Imagen Portada Ciudadano

Donación de órganos y tejidos

Donar significa dar o conceder algo voluntaria y gratuitamente. En el caso que nos ocupa, la donación supone un hecho de suprema generosidad puesto que se trata de donar órganos o tejidos humanos para trasplante sin que medie compensación económica alguna entre donante y receptor.

A pesar de los numerosos avances científicos, el trasplante constituye muchas veces la única alternativa de vida para algunos enfermos, pero para trasplantar es imprescindible la concurrencia previa del donante, de hecho el incremento de los trasplantes ha sido posible gracias a la progresiva concienciación de la sociedad respecto al hecho de donar.

Aunque en vida se puede ser donante de sangre y de algunos tejidos, el trasplante de órganos se realiza generalmente a partir de donantes cadáver. Para conocer la voluntad del finado respecto a la donación se recurre a sus allegados, razón por la cual es importante haber expresado la propia opinión sobre la posibilidad de donar.


¿Quién puede ser donante?

Teóricamente, cualquier persona que en vida no se haya manifestado en contra, puede ser donante de órganos y de tejidos .

En principio no existe límite de edad, aunque sí es necesario que la muerte cerebral del donante se produzca en el hospital, en una UCI móvil o SAMU, para poder realizar todas las pruebas y conservar adecuadamente los órganos.

La muerte cerebral o muerte encefálica es el cese irreversible de todas las funciones cerebrales, lo que supone la muerte de la persona. El diagnóstico médico legal de la muerte cerebral o muerte encefálica está actualmente regulado en el anexo 1 del Real Decreto 2070/1999, de 30 de diciembre de 1999.

El proceso de donación se inicia con las constataciones legales estipuladas tras producirse la muerte del individuo, al haber cesado definitivamente sus funciones cardiorrespiratorias o encefálicas. Cuando esto sucede, se pueden conservar de manera artificial los órganos del cuerpo para trasplante.

En todo el proceso se mantiene absoluta confidencialidad, garantizando que su finalidad es la de favorecer la salud o las condiciones de vida del trasplantado.


¿Cómo y cuándo hacerse donante?

Si usted se plantee la posibilidad de ser donante, lo único que ha de hacer es comunicar la decisión a su familia o allegados, ya que serán ellos los primeros en ser consultados. Si observa reticencias, argumente sobre la firmeza de su decisión, cabe esperar que ellos, llegado el caso, respeten su voluntad. En un futuro podrá hacer constar su deseo de ser donante en el documento de últimas voluntades, mientras, si lo desea puede imprimir, rellenar y llevar en su cartera la tarjeta que adjuntamos.


Otras donaciones

DONACIÓN DE SANGRE

Para el tratamiento de hemorragias provocadas por enfermedades, accidentes, intervenciones quirúrgicas, trasplantes, etc. se utiliza cada día una gran cantidad de sangre y de sus derivados.

La donación de sangre no es perjudicial para la salud, y los únicos requisitos imprescindibles para hacerse donante son: ser mayor de 18 años y menor de 65, pesar más de 50 kg y no tener ninguna contraindicación, lo cual se garantiza mediante la previa valoración médica y los exámenes pertinentes.

DONACIÓN DE MÉDULA ÓSEA

En el tratamiento de algunas enfermedades, como algunos tipos de leucemia, es necesario el trasplante de médula ósea. Cuando es posible, ésta se extrae de familiares próximos, pero muchas veces no existe esta posibilidad y hace falta encontrar un donante compatible.

Puede ser donante de médula ósea cualquier persona, entre 18 y 55 años de edad, con buen estado de salud. En las personas sanas, la médula ósea se regenera sola, como la sangre, pero su extracción requiere una intervención quirúrgica que se practica en el hospital. Una vez analizada su sangre, el donante de médula ósea deberá aceptar el compromiso moral de donar la médula cuando surja un enfermo que la precise. Por supuesto, el donante podrá reconsiderar su decisión en cualquier momento.